El Recado es un cuento escrito por Elena Poniatowska, una escritora mexicana cuyas obras enfocan mayormente en asuntos sociales y políticas. El Recado es una obra de sólo una página, pero está llena de significado y emoción. El cuento es un poco confuso al leerlo por primera vez, porque la relación entre la narradora y Martín, supuestamente el receptor de su recado, no es indicado claramente. La emoción de la narradora, sin embargo, es expresado muy fuertemente, y el cuento da al lector el sentimiento de la melancolía.

El cuento empieza con la narradora sentada en el peldaño de una casa, escribiendo un recado a Martín, un hombre que camina como un soldado. Ella está fuera de su casa, observando lo que pasa alrededor de ella. La narradora está familiarizada con los hábitos de Martin y sus interacciones con sus vecinos, como es evidente entre sus observaciones sobre ella. La narradora es una joven, y dice, “[Q]uisiera ser más vieja porque la juventud lleva en sí, la imperiosa, la implacable necesidad de relacionarlo todo con el amor.” Ella reconoce que los jóvenes son más susceptibles al poder de amor, y espera que no era tan cautivada por el amor. Su amor es para Martín, con que ella había estado muy cerca. Ella escribe, “[E]stoy a veces contra el muro de tu espalda…” significado que los dos habían estado cerca físicamente, más de una vez. La narradora sabe que quiere a Martín, pero no sabe si Martín tiene los mismos sentimientos por ella. Cuando el sol se pone y Martín todavía no ha llegado, ella decide que no va a dar la carta que estaba escribiendo a Martín, y que en vez de esto ella va a pedir a la vecina a dar un recado a él: solo que ella vino.

El Recado trata las temas de el esperar, el amor, y la incertidumbre. La mujer viene a ver Martín, pero él no está. Ella imagina lo que él está haciendo en vez de estar con ella. Una de las lineas más poderoso es, “[S]iempre fui dócil, porque te esperaba. Sé que todas las mujeres aguardan.” Pienso que Elena Poniatowska escribió este cuento para demostrar el poder que el amor y el hombre tiene sobre las mujeres, haciéndolas esperar y ser dóciles. Ella está sentada, esperando, mientras Martín está caminando por las calles, no consciente o no cuidando que ella está allí. Los lectores no saben si o no Martín tiene los mismos sentimientos que tiene la narradora, porque ella no expresa con certidumbre lo que él piensa. Ella escribe, “Quisiera tener la certeza de que te voy a ver mañana y… que nada entre nosotros ha sido provisional o un accidente.” Ellos obviamente han tenido encuentros, pero ella no sabe si tienen importancia a él. Es un cuento lleno de melancolía e incertidumbre, y termina muy abiertamente, con el lector inseguro sobre la relación entre los dos. 

December 7, 2017

Leave a Reply

css.php